Saltar al contenido

“Conocí a Mónica, hace más o menos un año, y después de 2 betas negativas, me sentía completamente devastada, insegura, triste, furiosa, toda clase de sentimientos que producen también la cantidad de hormonas, que nos mandan para estos tratamientos de fertilidad, encontré en Mónica una persona profesional, empática, que hizo que mi proceso fuera realmente mucho más liviano en el camino, y a pesar de  yo vivir en Miami y ella en CDMX, nuestras citas semanales, fueron muy positivas en mi proceso, y puedo decir que en la 3era cita, ya me sentía muchísimo mejor, y estaba en condiciones de retomar mi vida y de tomar decisiones para mis próximos tratamientos de fertilidad y sentía que veía las cosas desde una perspectiva muy distinta, y más positiva.

Tengo que agradecer mil veces a la vida y a Mónica, por haberla encontrado y haberla puesto en mi camino, porque realmente su terapia, su profesionalismo y su trabajo son increíbles”.