Saltar al contenido
Portada » Creencias limitantes ¿Qué son y cómo nos limitan?

Creencias limitantes ¿Qué son y cómo nos limitan?

Creencias limitantes

Las creencias pueden ser positivas, neutras o negativas.

Y cuando nos referimos a creencias limitantes, estamos hablando de las que son negativas, porque nos limitan, nos bloquean, nos impiden ser realmente quienes somos o conseguir aquello que queremos. Por lo tanto, ese tipo de convicciones son unos obstáculos que tenemos que vencer para conseguir nuestros objetivos, metas y sueños

¿Cómo se crean nuestras creencias?

Las creencias se adquieren a través de opiniones de personas que suponen una autoridad para nosotros o experiencias, y nos predisponen de manera positiva o negativa y esto nos puede llevar a dejar pasar oportunidades o a no tomar pasos para solucionar problemas.

Estas creencias pueden ser incluso heredadas por ejemplo: “A las mujeres de mi familia les cuesta mucho trabajo embarazarse, a mí también me constará trabajo”

No obstante, y pese a que estas creencias pueden limitar tu vida por completo, es complicado darse cuenta de que las tenemos y tratar de cambiarlas.

El algún momento de nuestras vidas, donde se plantea la idea de tener un embarazo, se van formando pensamientos, creencias e ilusiones que de no estar encaminadas correctamente nos pueden llevar a tener un bloqueo.

Ya que cuando el embarazo no llega y pasan los meses intentando a que esto suceda las creencias limitantes se interponen al momento de estar en el proceso de la espera a que se concrete este hecho y en caso de no tratarlo con un especialista, puede ser un obstáculo que puede llegar a convertirse en una obsesión que mine nuestro equilibrio emocional.

Las creencias limitantes están a menudo arraigadas en un miedo que nos impide actuar hacia el objetivo que queremos conseguir.

La frase “madre solo hay una” está detrás de la falsa creencia que el amor materno-filial es algo biológico. Puede crear el miedo a un tratamiento de reproducción asistida, al creer que nuestro bebé nos rechazará por ser concebido mediante óvulos de una donante.

Creer que “nunca tengo suerte” y que “será difícil conseguir el embarazo”, no te ayuda a crear un clima positivo. El miedo a un diagnóstico de infertilidad puede paralizarte.

Por eso es importante que, en la etapa de espera para conocer el resultado del proceso de reproducción asistida seleccionado, se cuente con una terapeuta con experiencia en la identificación de los miedos, las emociones, las falsas creencias y las demás emociones que en esta etapa se presentan para ayudarnos a vivir este proceso desde la armonía, la tranquilidad y el equilibrio que se requiere en esos momentos. En Sanarah 360, contamos con una de las especialistas y profesionales en la materia, ella es nuestra Terapeuta Mónica Reyes, quien, desde hace varios años, ha trabajado en casos de fertilidad y acompañamiento en procesos de reproducción asistida, logrando crear conciencia sobre las falsas creencias y brindando métodos de aprendizaje para utilizar herramientas emocionales para superar esos pensamientos.